Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

 

Citada por Madoz: «...finalmente se encuentran asimismo en la ciudad un iglesia parroquial cuyo titular es Nuestra Señora del Patrocinio y su patrono San Roque […] En el sitio donde hoy se halla, el convento de franciscanos, estaba edificada la catedral de la ciudad cuando era silla episcopal, habiéndose encontrado un sepulcro con el cadáver de un obispo en el mismo lugar donde está en la actualidad la capilla de Ntra. Sra. de los Desamparados. Asolada esta catedral por las revoluciones de los tiempos, fundóse en la primera plaza del castillo otra iglesia, cuyas paredes y torre de campanario han visto todavia algunos denienses que aun existen. Por último, el 19 de marzo de 1734 se puso en la parte oriental de la plaza de la ciudad la primera piedra de su actual iglesia parroquial por D. Pedro Gaytan, entonces gobernador político, de orden y en nombre de doña Gerónima Espinóla y la Cerda, duquesa de Medinaceli y Segorbe, marquesa de Priego y de Denia, según consta por documentos históricos. Arruinado la mayor parte de esta iglesia por los franceses en 1813, fué reedificada en los años 1815 y 1816: en 1830 se construyó por el acreditado D. José Martínez un órgano que aunque de poca música por no estar todavía acabado, tiene escelentes voces: en 1841 se volvió á levantar el campanario, y se colocaron en él dos buenas campanas á espensas de todos los fieles de la parroquia...». (1)

 

Al templo se refiere Sanchis y Sivera: «...La actual parroquia comenzó a construirse en 1734, tardando más de veinte años en concluirse, la que es muy capaz, de orden compuesto, cuyo titular es la Asunción de Nuestra Señora, en la cual existen restos de un retablo que pintaron Juan Reixach y Martín Torner en 1492, y una hermosa escultura representando a San Roque, obra del siglo XV. Cuenta con veinticinco beneficios y tres capellanías vacantes, incóngruas por la desamortización. Dicha iglesia parroquial ha sufrido diversas modificaciones en obras de reparación y ornato, pues los franceses la arruinaron en su mayor parte en 1813...». (2)

 

«...Bajo la advocación de Sant Roc se empezó a construir una ermita el 12 de marzo de 1649 que sería derribada en 1734 para construir la actual iglesia de la Asunción.

 

En 1773 el Visitador General, Francisco Navarro, viendo la necesidad que tenía la población -ya había desaparecido la Villa vieja del castillo- de disponer de un templo, mandó que se derribara la ermita de Sant Roc, la cual amenazaba ruina, y el Hospital, que junto con la demolición de casas contiguas proporcionó suficiente terreno para el nuevo templo. El 19 de marzo de 1734 se bendijo el solar. El templo se bendijo en el 1756, pero las obras continuaron en el campanario, finalizando en el 1776.

 

Durante la Guerra de independencia se instaló una batería sobre el campanario, lo que supuso que este fuera violentamente bombardeado y parcialmente demolido, arrastrando consigo las bóvedas de dos capillas contiguas y dos tramos de la bóveda de cañón de la nave principal. Entre 1815 y 1816 fue reconstruida la iglesia y el campanario.

 

Se proyecta y se inicia su construcción en un período de renovación arquitectónica, en el que se pretende recuperar las raíces clásicas de la arquitectura, abandonando el exuberante lenguaje formal del barroco.

 

La planta del edificio es de cruz latina. A derecha e izquierda de la nave principal se sitúan 4 y 3 capillas respectivamente. En los laterales del altar se sitúan la sacristía y una capilla.

 

Se cubre la nave principal y la transversal con bóveda de cañón tabicada, con lunetos, que permiten la obertura de huecos. El encuentro entre la nave longitudinal y la transversal, en el transepto o crucero, se cubre con bóveda ovoide, que se refleja en el exterior con cúpula cubierta con tejas azuladas, solución formal que se repite en las iglesias valencianas del barroco y neoclásico. Las capillas laterales se cubren con bóveda de media naranja, reflejándose también en el exterior, si bien las capillas del tramo izquierdo quedan cubiertas por un doble tejado.

 

Los alzados interiores se ordenan mediante pilastras acanaladas de orden compuesto. Sobre los capiteles se dispone un entablamento de friso liso, dentículos y una marcada cornisa resaltada a la altura de cada pilastra, que recorre los paramentos de la nave central, crucero y presbiterio.

 

El imafronte del edificio es totalmente plano, carente de decoración, exceptuando la portada. Esta se estructura en dos cuerpos, en el primero la puerta dintelada está flanqueada por pilastras toscazas que soportan un entablamento con dentículos bajo la cornisa; en el segundo una hornacina avenerada queda flanqueada por dos pilastras, rematando el conjunto un frontón triangular. La conexión entre los dos cuerpos se realiza con volutas.

 

Dos aspectos destacan, la sencillez en la decoración clásica, lo que se ha denominado barroco contenido o mitigado, y la proporción del espacio interior...». (3)

 

(1) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1847.

(2) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(3) Ajuntament de Dénia. Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos.

 

 

Manolo Serrano, 06/10/2010

 

Manolo Serrano, 06/10/2010

 

Manolo Serrano, 06/10/2010

 

Manolo Serrano, 06/10/2010

 

Manolo Serrano, 06/10/2010

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

 

 

Última actualización: 29/05/2020

 

Imagen Aleatoria

c09571m.jpg