Convento e Iglesia de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo

 

Citado por Madoz: “...El convento de las monjas de Santa Clara situado en la Corredera, su edificio no ofrece nada de notable: le habitan en la actualidad unas 20 monjas...”. (1)

 

«...El convento de monjas, cuyas ruinas todos hemos alcanzado á ver en el área de la hoy plaza del Dr. Campello, fué fundado en el año 1516.

 

El Magnífico señor D. Diego de Luján, Procurador y Baile de Elche, por el señor de esta villa D. Diego de Cárdenas, con el Justicia Pedro de Alenda y el Jurado, Mayordomo de nuestro Concejo, Juan de Alenda, comparecieron en la presencia del Reverendo Padre Fr. Pedro Molins, Custodio de la custodia de Murcia, presentes todos en Elche, ante el notario Juan Martínez de Esteibar y testigos, para que el dicho Fr. Pedro Molins, tuviera á bien tomar posesión de una casa, que el antes citado mayordomo del Concejo de Elche había comprado por encargo á Bernard Perpiñán, con el fin de fundar un Convento de Monjas, de cuya fundación sería Patrono el Concejo. La casa estaba situada fuera de muros y por frente del ángulo sureste de la villa, y costo 13,000 sueldos en que fué justipreciada, pues era jabonería y tenía huerto y derecho de agua salada, si bien el Perpiñán solo quiso cobrarse 10,000 sueldos solamente, dejando los 3,000 restantes en gracioso donativo. En un principio la fundación se hizo bajo la advocación de San Jorge, pero luego con el objeto de que la casa y antigua Iglesia de dicho santo que había en Elche no viniese á menos, fué cambiada, poniéndole entonces bajo la de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo. Las monjas habían de ser del Orden de Santa Clara, bajo la obediencia de la Custodia de Murcia. Las primeras monjas que habitaron esta santa casa fueron las Reverendas madres doña Magdalena de Luján, abadesa, y las hermanas Francisca López, Catalina Fontes, Ángela Martínez y Ana Manresa, que tomaron posesión del nuevo edificio el 1º de Enero de 1517. La Iglesia era mediana y algo húmeda, sin crucero ni media naranja y con muy sencillos adornos. Venerábase en el Altar Mayor, el inefable Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios, y estaba privilegiado por el Sumo Pontífice Benedicto XIV. Al lado del Evangelio tenía cuatro capillas dedicadas la primera á San Buenaventura; segunda á San Francisco de Asís; en la tercera estaba la puerta principal que daba á la Corredera y la cuarta y última á la Virgen de los Dolores. Frente al Altar Mayor los dos coros, alto y bajo, con el Comulgatorio. Las Capillas de la parte de la Epístola eran también cuatro, y estaban dedicadas á San Antonio de Pádua, á San Diego de Alcalá, á San Joaquín y a la Purísima Concepción. Algunas muy buenas pinturas, y las más, tenían lámpara de plata. La sacristía era mediana y resultaba bastante pobre de ornamentos...». (2)

 

«...Las monjas clarisas permanecieron en el convento tras la desamortización de 1835 pero finalmente, como consecuencia de una devastadora tormenta ocurrida en 1853, el convento quedó destruido siendo trasladadas las monjas al Convento de la Merced que se encontraba vacío tras la desamortización. Lo poco que quedó en pie del convento, se utilizó como escuela hasta 1877. Los restos del convento fueron definitivamente demolidos en 1891...». (3)

 

(1) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar.Madrid, 1847.

(2) Pedro Ibarra y Ruiz. Historia de Elche. Alicante, 1895.

(3) Mirada digital de Elche. Artículo de Rafael McEvoy. Fuentes: Pedro Ibarra y Ruiz, Historia de Elche y Alejandro Ramos Folqués, Historia de Elche.

 

 

Cátedra Pedro Ibarra

 

Última actualización: 01/06/2020

 

Imagen Aleatoria

c10073m.jpg