Ermita de San Sebastián

 

Ermita citada por Sanchis y Sivera, al referirse a Murla: “...cuenta con una ermita en honor de San Sebastián, mártir”. (1)

 

«La ermita, según Sala Giner data, probablemente, del siglo XV, se nombra en la Visita del Arzobispo San Juan de Ribera de 1577 y en el relato de Escolano (3): “el 29 de octubre [1609] bajan a Murla los moriscos con gran estruendo de caxas y boxes y como hallan tanta resistencia en el Sargento Mayor Pedro Giner con la gente que tenía en su tercio y de la misma villa, se retiraron a una hermita de San Sebastián que sobre Murla en la dicha montaña de Pop y rompiendo las puertas y ventanas entraron a quemarla como demonios infernales y arrojaron la pila del agua bendita cuesta abaxo y por mayor befa subieron al tejado della y descubriendo las partes ocultas las mostraban a los cristianos, echando a bueltas de estas desvergüenzas mil blasfemias contra San Sebastián”.

 

Edificio aislado, se rodea de un entorno de pinos, carrascas y matorral, en la ladera meridional de la sierra de Po, en el lugar conocido como Penya de les Escales.

 

El edificio está realizado con muros y contrafuertes de mampostería y cubierta a dos aguas de teja curva. La fachada, pentagonal tiene el hueco de la puerta recercado en su parte superior con ladrillos macizos de barro rojo en forma de arco apuntado, puerta forrada con cinc y ventanos por los que se puede ver el interior. Rotulo cerámico: “Ermita de San Sebastián”. Bancos de obra adosados y contrafuerte que prolonga la fachada en el lado izquierdo, esquinas con mampuestos en escala y espadaña asentada en el vértice. Esta espadaña fue añadida en la última reforma.

 

La planta es de nave única rectangular, dos pares de pilastras con capitel dórico y arcos fajones dividen la nave en tres tramos; a los lados, cierran los espacios entre las pilastras arcos de medio punto sobre impostas, simulando la entrada a capillas ciegas. Cubre la nave una bóveda de cañón de generatriz de arco rebajado. A la derecha, sobre la primera pilastra púlpito de obra. A la cabecera recta se adosa retablo neogótico con tres imágenes, en el centro San Sebastián y a los lados San Roque y San Antonio Abad, que forman la trilogía medieval contra las enfermedades pestilentes. Las paredes enlucidas en blanco y el piso de losas de barro rojo.

 

Nos quedamos con las dudas de que las formas de la ermita sean las originales; por la antigüedad de la ermita, mas sugiere que fuera de las llamadas "de conquista" con techumbre de madera, que al ser quemada por los moriscos, fuera reconstruida con las nuevas formulaciones tridentinas.» (**)

 

(1) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(2) Daniel Sala Giner. Vecino de Murla. Profesor Universidad Valencia. Comunicación personal.

(3) Gaspar Juan Escolano, eclesiástico, historiador y arabista. Valencia 1560- Valencia 1619.

(4) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

 

Manolo Serrano, 21/09/2010

 

   

Manolo Serrano, 21/09/2010                                                                              Manolo Serrano, 21/09/2010

 

Manolo Serrano, 21/09/2010

 

Imagen extraída del blog Geoelx, 10/06/2013

 

Última actualización: 25/05/2017

 

Imagen Aleatoria

c10221m.jpg