Convento de Capuchinos

 

«...Existía un convento de franciscanos capuchinos, fundado en 1735, con el título de San Sebastián, cuya iglesia está abierta al culto y dedicada a Nuestra Señora de las Injurias o de los Remedios, que es la patrona, en cuyo honor se celebran fiestas el segundo domingo de octubre y dos días siguientes, con feria y simulacro de Moros y cristianos...». (1)

 

Citado por Madoz: «...Unos 150 pasos de la iglesia (San Juan Bautista) se encuentra el Convento que fué de capuchinos. Las puertas principales miran al Oeste, y el templo tiene la misma dirección que la iglesia parroquial.Se estiende unos 110 palmos, con 60 de anchura y 50 de elevacion: lo mismo que aquella tiene al Oeste del altar mayor la sacristia, y al Este la capilla de la Comunión, cuyas dimensiones en longitud y latitud son 48 palmos con 21 de ancho. Se cuentan siete altares laterales, y tras el altar mayor hay un coro bastante espacioso. Este convento, como todos los de su orden, nada contiene de notable: sus celdas eran tan sumamente estrechas, que colocada en ellas una cama y una mesita, apenas podia quedar á los frailes lugar para removerse. Su estension total es de 180 palmos de Norte á Sur, y 150 de Este á Oeste. En la actualidad se halla destinada una de sus piezas para sala de audiencia, y en la iglesia se celebra misa todos los dias como ermitorio público; el huerto que tenia fué vendido hace ya algunos años, y destruida la pared que le cercaba por delante, y que formaba una especie de patio antes de llegar al templo...». (2)

 

«...En 1721, llegó a Callosa Fray Pablo de Valencia, para fundar un convento de Capuchinos, que vino a levantarse a las puertas de la población y en el mismo sitio donde se encontró la imagen profanada de Nuestra Señora del Remedio. A fuerza de ruegos, Fray Pablo consiguió que le entregaran la imagen de la Virgen para colocarla en el altar mayor de la iglesia del convento, la envió a Valencia para ser restaurada por mosén Pedro Bas, notable escultor, quien habiéndola reparado la devolvió a Callosa con el título de Virgen de las Injurias.

 

A causa de la exclaustración de 1835 se fueron los Capuchinos; el convento se dedicó a servicios civiles y el templo quedó como iglesia de la Patrona. La iglesia permanece hasta 1974, en el que, dado el estado de deterioro, no sin polémica, se optó por la decisión del administrador diocesano de derribar el templo y levantar un edificio de pisos en cuyos bajos quedó la Capilla de la Patrona con su sacristía y unos salones parroquiales...». (3)

 

(1) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1846. Tomo V. págs, 321 y 322.

(3) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

Última actualización: 21/05/2020

 

 

Imagen Aleatoria

c13111m.jpg