Santuario de la Font Roja (Les Llacunes)

 

«...La partida de Les Llacunes está situada entre las de Polop, Barxell, El Salt y el término municipal de Ibi...». (1)

 

El Santuario de la Font Roja es también conocido también como Ermita de la Virgen de los Lirios.

 

«...En el monte CARRASCAL, junto á la fuente llamada Font Rocha, distante legua y media de Alcoy, está la ermita erigida en 1663 á la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora y á S. Felipe Neri. Celebróse la primera misa con gran solemnidad el dia 21 de Agosto de dicho año y fue edificada á espensas del caballero alcoyano D. Luis Merita y del Pavorde D, Antonio Guerau y Monitor, hijo tambien de esta villa y vecino de Valencia, en memoria del raro suceso ocurrido en dicho sitio diez años antes (1653) y mismo dia 21 de Agosto. Suceso cuyas maravillosas circuntancias, averiguadas y comprobadas en 5 de Enero 1665 por el Illmo. Sr. Arzobispo de Valencia, D. Martin Lopez de Ontiveros, se refieren en un impreso hecho en Valencia por Benito Macé impresor, en dicho año 1665, y otro en Madrid en 1676, de los cuales damos el siguiente estracto, adicionado con nuevos pormenores:

 

El referido Pavorde Dr. Guerau, varon sabio y virtuoso, por encargo de la Cofradía de la Asunción de Ntra. Sra. de la ciudad de Játiva, habia salido para dicho punto á predicar el sermón en la festividad del 15 de Agosto de 1653. Sucedió que el dia 14 hubo en Játiva ciertas controversias sobre el punto de la Concepción de Ntra. Sra.; y manos impías habían fijado por la noche en la pared de la Parroquial un cartel que decia: MARIA CONCEBIDA EN PECADO ORIJINAL; y debajo, en letra diminuta: Ita Bernardus Bonaventura etc. El cual fue arrancado en cuanto se vió. Afectado hondamente nuestro predicador, varió el tema del sermón y, en defensa del Misterio, tomó por testo aquel verso de los cánticos: Sicut lilium inter spinas sic amica mea inter filias.

 

De vuelta á esta villa venia sumamente preocupada su imaginación por lo ocurrido en Játiva; y en la meditacion de aquellas palabras del testo, y estas otras del capítulo II de los Cantares: Ego flos campi, et lilium convalium. Yo soy la flor del campo y azucena de los valles; y pedia á la Reyna de los cielos le iluminase para comprender su verdadero significado. Llegado que hubo, fue invitado (dia 20) por sus amigos eclesiásticos; mosen José Just, mosen Agustin Valls, mosen Gregorio Santamaría y el Dr. D. Juan Perez, cura de Confrides, á un honesto recreo en la referida Font Rocha según costumbre de este vecindario. Retirados á descansar en una casa de aquel sitio, salió el expresado Pavorde y se estuvo paseando solo por la espesura del Carrascal y cerca de la fuente, fijo siempre en su mente lo de Azucenas entre espinas. Rezó, con la devocion que acostumbraba, el Rosario, y vino á sorprenderle el alba del dia 21 preocupado en otras prácticas relijiosas y en el blasfemo pasquín de Játiva; continuó discurriendo entre unas matas espinosas y divisó en medio de una ellas, una hermosa azucena: confuso y admirado, oró devotamente, acercase, y al querer arrancar la azucena observó se resistia á salir de la tierra, la cual ahondó con los dedos hasta sacar la raiz, que era una especie de cebolleta: abrióla y halló en su seno como esculpida una imagen de la Concepción. Llamó entonces al cura de Confrides que á la sazon se hallaba cerca, el cual tambien quedó admirado de tal hallazgo; y mas aun al encontrar á unos catorce pasos de distancia otra azucena con igual perfecta imájen en su raiz. Parecióles ilusion lo que veian, y llamaron á sus compañeros y á dos labradores que por alli estaban para que les dijeran qué era lo que distinguian dentro las cebolletas; conviniendo todos, maravillados, en que era la imagen de la Purísima Concepcion de Ntra. Sra.

 

Pronto llegó á esta villa la noticia del milagroso hallazgo, y partió al instante para el Carrascal el piadoso caballero Luis Merita á fin de ver y admirar el portento; y por la tarde regresaron todos en medio de aclamaciones del pueblo que salió a recibirlos.

 

A seguida presentaron las cebolletas al Sr. Jaime Margarit, Justicia de la villa, informándole de todo. El dia 23 se procedió á la información jurídica, y puesto en regla el debido expediente y declaracion de testigos, el dia 28 pasó á Valencia el Dr. Guerau, donde publicó después (1655) el maravilloso hallazgo; encendiendo la devocion al Misterio de la Concepción en todo este reyno.

 

Vino el Dr. Guerau en 1664, y subió á la ermita de la Font Rocha con objeto de colocar en ella la campana que á sus espensas habia mandado fabricar. Puesto luego en oracion, pidió á la Vírgen Santísima le encaminase á fin de encontrar otra azucena: y buscándola, la halló, y aun mas perfecta la imájen deseada. Llevóla á Valencia y después de haberla visto el Ille. Arzobispo, D. Martin Lopez de Ontiveros, se la presentó al Marqués de San Roman, Virrey y Capitan general del reyno; el cual, informado de todo, envió la nueva cebolleta colocada en una caja de plata, al rey D. Felipe IV, por conducto del Dr. Juan Tomas presbítero del Oratorio de San Felipe Neri de Valencia; á cuya Congregación pertenecia tambien nuestro Pavorde Guerau.

 

En 1720 se concluyó la primera reparacion de la ermita y construccion de la casa-hospederia. En 1742 se reparó de nuevo por órden del Arzobispo de Valencia D. Andres Mayoral, que estaba de Visita en esta villa; y por último se reedificó todo, dando mas ensanche á la ermita, que bendijo Fr. Tomas Sempere, P. Agustino, en 19 de julio de 1744...». (2)

 

«...Se emplaza en el Parque Natural del Carrascal de Alcoy, paraje de la Font Roja, citado por Cavanilles: “Además de las referidas fuentes hay otra llamada de la Font Rocha en las faldas elevadas del carrascal de Alcoy. Lo pintoresco y ameno del recinto donde nace, y la bondad superior y frescura de sus aguas son un poderoso aliciente para los vecinos de la villa, los que suben a divertirse por algunos días, y se hospedan en el gran edificio que hay allí continuo a una capilla muy decente”.

 

En la Relación de 1790 se dice: “La Hermita dedicada a la Purísima Concepción i San Felipe Neri, con casa contigua para el Hermitaño fundada en el año mil seiscientos cincuenta i tres”.

 

El 21 de Agosto de 1663, el Dr. Guerau, erigió la primera ermita, en el lugar del portentoso suceso. En 1743, por amenaza de ruina, fue demolida y se construye un nuevo eremitorio dotándolo de casa para el ermitaño y hospedería cuya inauguración tuvo lugar el 19 de Julio de 1744. En el año 1884, dado el notable deterioro de la ermita, se decide su reconstrucción, a la par que una carretera de acceso, inaugurándose carretera y ermita el 14 de Junio de 1891. Ermita que, con su nueva fachada, sigue en pie en nuestros días. Los planos de este nuevo edificio se deben al arquitecto José Moltó Valor, que no vio terminada la obra. En 1922, se levantó, contiguo a la ermita, un hotel y cerca varias casitas adosadas de reposo. El hotel, fue rematado con una imagen de la Inmaculada de 5 metros de altura, que domina todo el valle. Esta imagen, debida al escultor José Pérez Peresejo, fue realizada en 1927.

 

Los alrededores son notablemente interesantes para los amantes de la Naturaleza. Una amplia explanada precede al Santuario; se limita a la izquierda por un muro con una fuente de dos caños, sobre la que un retablo cerámico representa a María Purísima con San Felipe Neri, y la siguiente leyenda: MARE DE DEU DE LA FONT-ROJA.

 

El santuario tiene forma rectangular, el lateral izquierdo se apoya en contrafuertes, mientras que el derecho es medianero con el hotel. La fábrica es de mampostería y el tejado a dos aguas, de teja plana. La fachada, orientada al este, es de estilo neoclásico fabricada con sillarejos.

 

Cuatro pilastras-contrafuertes dividen el primer piso en tres cuerpos; el central es un pórtico adelantado, el vano de la puerta con arco de medio punto en forma de arquivolta. Un frontón triangular rematado por cornisa y cruz de piedra. La puerta, cubierta de cinc claveteado, está formada por dos hojas. En ellas figura esta fecha: Agosto 1888 y una gran cartela de bronce, con todos los datos referentes a la ermita. Los cuerpos laterales son lisos, excepto el hueco de unas ventanas alargadas. Una losa cerámica nos dice: Hasta aquí llego la nieve. 27 Diciembre 1926.

 

El segundo piso, en el centro tiene dos amplias ventanas separadas por una fino aljimez y sobre ellas un óculo, todo ello inscrito en tres arquivoltas lisas. Sobre esta ventana, hornacina con una imagen de la Purísima y una cornisa sigue la línea de la hornacina y debajo figura esta leyenda: La declaración de la Virgen de los Lirios como Patrona de Alcoy tuvo lugar el 21 de Julio de 1941; coronada canónicamente el 31 de Mayo de 1953; y nombrada por el Ayuntamiento: Alcaldesa Perpetua el 9 de Marzo de 1967. Los cuerpos laterales de este piso, en la parte baja presentan óculos ciegos, adorno de impostas y balaustrada simulada. En la parte alta, debajo de una cornisa recta, estas leyendas: en la izquierda: Reedificada en el Año 1891; en la derecha: Por la Fe de los alcoyanos. Sobre el cuerpo central se eleva el campanario, con huecos en arco de medio punto.

 

La planta de nave única, que mide 18 x 7,70 m, está dividida en cinco tramos, por pilastras que sostienen arcos fajones. A los pies, forma un atrio, sobre el que se sitúa el coro. El presbiterio, realzado por escalones. Las pilastras sostienen un entablamento que recorre todo el perímetro de la nave y sirve de apoyo al techo abovedado, La cabecera de la iglesia está en gran parte ocupada por un la hornacina en marcada en madera donde se sitúa el grupo escultórico de la Purísima y San Felipe Neri. Encima de esta hornacina un Crucifijo pequeño cumple el requisito litúrgico. Se ha realizado una restauración en 1995.

 

Las primeras imágenes que hubo en este santuario, estaban separadas en peanas diferentes. En 1764, José Esteve, imaginero valenciano, realizó nuevas imágenes, esta vez juntas, por encargo de Mosen Buenaventura Monllor, preclaro hijo de Alcoy, mayordomo y tesorero de don Asencio Sales, Obispo de Barcelona, en cumplimiento de una promesa. Destruido el grupo en 1936, el actual se debe al imaginero Enrique Galarza, realizada en los talleres de José Rabasa y José Royo de Valencia, y data de 1940.

 

La Festividad es el día 21 de Agosto, fecha que fueron encontrados los lirios. Se celebran: solemne misa, presentación de niños a la Virgen, procesión con la Virgen por los alrededores y cena de hermandad. El tercer domingo de Septiembre tiene lugar la romería. Desde la parroquia de Santa María, se traslada una imagen de la Virgen de los Lirios, hasta la Font Roja. Durante el trayecto hay instalados puestos que sirven a los participantes timonet, herbero y cantueso acompañados de pastas alcoyanas. Tras la misa, la imagen de la Virgen permanece expuesta en el interior de la ermita, mientras, afuera, se realizan juegos, concursos y danzas. La mayoría de actos están auspiciados por la Archicofradía de la Virgen de los Lirios, fundada en el año 1902, con sede en la parroquia de San Mauro y San Francisco. Hay culto dominical todo el año, a las 12,30. Este Santuario y la Capilla de San Jorge, son templos escogidos por bastantes alcoyanos para celebrar sus matrimonios...». (3)

 

Ampliamos la noticia con la siguiente reseña: «...La ermita de la Font Roja fue construida unos años después del hallazgo de los primeros lirios milagrosos, en torno a los años 1662-1663. En 1720 se produjo una primera reparación del edificio y se construyó una hospedería vinculada al ermitorio. En 1742 el estado ruinoso del templo obligó a su cierre, rehabilitándose entre 1743 y 1744 bajo la dirección del maestro de obras Mauro Carbonell. El 19 de Julio de este año fue inaugurada una nueva ermita con su hospedería.

 

De nuevo en 1884 el mal estado del edificio, que ya contaba con casi un siglo y medio de edad, obligaba a una segunda reconstrucción. En 1886 se inician las obras de ejecución del templo actual que fueron inauguradas en 1891. En estos mismos años se ejecuta la carretera actual de acceso al lugar.

 

El proyecto de la ermita inaugurada en 1891 fue trazado por el arquitecto alcoyano José Moltó Valor (1848-1886) en 1884. En la composición de esta fachada su autor se inspiró en la estética de la iglesia del Buen Suceso de Madrid, obra de Ortiz de Villajos, construida entre 1863 y 1864.

 

En 1992 se inició la restauración del interior de la ermita bajo la dirección del arquitecto Carlos Meri, dentro de la actuación integral sobre el conjunto de la Font Roja, eliminándose la decoración propia de la arquitectura religiosa. En 1995 fue bendecido el recinto reformado de la ermita...». (4)

 

(1) Alcoy rural en la plumilla de Pedro Estevan. Alcoy, 2005.

(2) Guía del forastero en Alcoy. José Marí Casanovas. Alcoy 1864.

(3) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

(4) Geoalcoi

 

Geoalcoi, s/f

 

Manolo Serrano, 06/09/2010

 

Manolo Serrano, 06/09/2010

 

Manolo Serrano, 18/12/2014

 

Manolo Serrano, 18/12/2014

 

Manolo Serrano, 18/12/2014

 

Luis Gigante, s/f

 

Última actualización: 15/02/2022