Convento de San Francisco e Iglesia de Nuestra Señora de Gracia

 

«...El primer Convento que se fundó en Alicante fue el de religiosos de San Francisco, en el alto de los Angeles, de donde pasaron aquéllos a fundar el de Nuestra Señora de Gracia, en el Arrabal de la ciudad, en 1514. Facilitó las obras el hallazgo de una cantera de piedra blanca y fácil de labrar, en el mismo sitio en que se construyó la Iglesia, de donde salió toda la piedra de ésta. La ciudad contribuyó a esta fábrica con importantes limosnas. Prestó aquélla a Carlos V, en tiempos de las Germanías, una cantidad notable, de que el Emperador se hizo deudor y abonó después al Convento, por cesión de la ciudad. […]

 

Don Filiberto Martínez, Obispo de Segorbe, dio una sentencia como Conservador Apostólico, contra los oficiales de Orihuela, porque impedían la fábrica de este Convento y traslación que hacían del Convento de Ntra. Sra. de los Angeles. Para lo cual dichos Franciscanos tenían un breve despacho en Roma, por el Cardenal Leonardo de Santa Susana.

 

La Cruz que está en medio de la plaza, de frente de aquesta Iglesia y Convento, que es de piedra muy bien labrada sobre un pedestal de cinco gradas, es de 11 de abril de 1531.

 

Junto al Convento hay una montañuela de piedra muy distinta de la que se hizo la Iglesia, pues la de ésta, que se agotó en la obra, es fácil de labrar, mientras la de aquélla, no se puede labrar de fuerte y es jaspeada.

 

La capilla mayor tiene un famoso altar de Ntra. Sra. de Gracia, a quien acompañan, por un lado, los gloriosos patriarcas Francisco y Domingo, y por el otro, el famoso Caballero San Jorge; hízose el año 1586. En la capilla de San Antonio de Padua hay una lámpara de plata, en la cual está la imagen del Santo, que fue dádiva hecha al Convento. En tiempo del P. Guardián Fr- Francisco de Iranzo, por un capitán de navío regosés (¿genovés?), que la traía en su nave y la dio el año 1586; y tenía la mano derecha quitada y un golpe de alfanje en la frente; y dixo que fue hallada en una galera de moros en las que quedaron rendidas, en la naval que obtuvo el señor Juan de Austria en el golfo de Lepanto, año 1571, a 7 de octubre. El huerto de este Convento es muy bueno y grande. Dicen que lo compraron los pescadores, que son los que más frecuentan y favorecen esta casa. Los pescadores del Arrabal tienen fundada su Cofradía en la capilla de San Pedro de esta Iglesia...». (1)

 

Según Madoz, refiriéndose a la Ciudad de Alicante: «...Antes de la esclaustracion habia seis conv. de frailes, á saber: el de Sto. Domingo, San Agustin, San Francisco, San Juan de Dios, Cármen Calzado, y el de Capuchinos: los del Cármen y San Francisco fueron destinados para cuarteles; el de Capuchinos por Real órden de 1836 para establecimientos de beneficencia; Sto. Domingo sirve de habitacion á varias familias: el de San Agustin fue demolido, y en su área se formó una plaza; y el de San Juan de Dios tambien fue derruido, y se trató de levantar en su arco un teatro por cuenta de la beneficencia pública...». (2)

 

«...Durante el reinado de Alfonso V El Magnánimo, el Monarca acordó en 1440 con el Papa Eugenio IV, la fundación de tres conventos en el Reino de Valencia. En Alicante la comunidad de franciscanos se instaló ese mismo año en una ermita ya existente en el Plá de Bon-Repos, a un kilómetro de Alicante hacia el NO y junto á la carretera de San Vicente.

 

En el convento edificado junto a la ermita, donde se veneraba a Nuestra Señora de los Ángeles, permanecieron los franciscanos hasta 1514 en que se trasladarían a un lugar más próximo a la Ciudad, construyendo el nuevo edificio en unos huertos existentes en la vertiente de prominencia menor de la Montañeta. Como parte integrante del convento se edificaría una iglesia dedicada a Nuestra Señora de Gracia.

 

Viravens dice: La obra de este edificio es de mampostería y extensas proporciones: la iglesia, que consta de seis capillas laterales que se comunican entre si, tiene una extensión de 48 metros de longitud por 15,85 de latitud. El retablo del altar mayor, que se construyó en 1586, es de madera muy bien tallada decorándole algunas imágenes de Santos de la Orden Franciscana: además llama la atención por su magnitud y buena forma la de la Virgen titular del templo, venerada en un camarín erigido en el centro del altar sobre el Sagrario. La capilla de la Comunión que está en el lado derecho del Presbiterio, prolongándose hacia el fondo algo mas que las otras, es de buenas proporciones; recibe la luz por las ventanas de una cúpula que se eleva en el centro de su bóveda, y está cerrada por una hermosa verja de hierro. Frente á esta capilla hay otra con dos altares, y una puerta abierta en uno de sus ángulos da entrada a la Sacristía, pavimentada de preciosos mármoles. El coro está frente al altar mayor, descansando sobre las dos primeras capillas que se encuentran á la entrada del templo.

 

[…] Los religiosos vivieron en este Convento hasta el año 1836 en que se llevó á efecto la exclaustración en toda España, destinándose a cuartel de infantería la parte del edificio que ocupó la Comunidad.

 

A pesar de este contratiempo, la iglesia continuó abierta al culto público hasta el año 1850, en que se dispuso cerrarla por su estado ruinoso. El templo fue reparado en 1859 […] Terminada la reparación de la iglesia […] el mismo año 1859 fué abierta nuevamente al culto público, bendiciéndola en la tarde del 11 de Diciembre el mismo señor Obispo D. Pedro Mª Cubero...». (3)

 

La iglesia sería incendiada en 1936. Demolidos ambos edificios después de la Guerra Civil, el entorno configuraría la actual plaza de la Montañeta donde, además de otros edificios, se construiría la nueva iglesia de Nuestra Señora de Gracia.

 

En 1919, la Tercera Orden Franciscana se instala de nuevo en Alicante, estableciéndose definitivamente en unos terrenos a las faldas del monte Tossal, en la zona denominada Los Olivaretes.

 

(1) Vicente Bendicho. Crónica de la Muy Ilustre, Noble y Leal Ciudad de Alicante. Alicante, 1640. (Alicante, 1960)

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1845.

(3) Rafael Viravens y Pastor. Crónica de la muy ilustre y siempre fiel ciudad de Alicante. Alicante, 1876. 

 

 

 

 Convento de San Francisco, como cuartel de infantería, antes de su demolición. Francisco Sánchez. Archivo Municipal de Alicante.

 

Antigua iglesia de Nuestra Señora de Gracia. Francisco Sánchez, 1947. Archivo Municipal de Alicante.

 

Última actualización: 07/06/2020

 

Imagen Aleatoria

c00002m.jpg