Convento de San Agustín

 

Refiriéndose Bendicho en 1640, a las fundaciones de los conventos de religiosos y religiosas, nos dice: «...Los segundos religiosos que fundaron y tomaron casas en esta ciudad, fueron los Padres de la Religión de San Agustín, que fueron a 28 días del mes de junio del año 1585, en la antigua ermita de Nuestra Señora del Socorro, fuera de la ciudad. Y junto a un pozo de la playa; el agua es dulce y tanta cuanta pueden sacar; llaman a este pozo comunmente el Pou del Drac.

 

Vivieron allí hasta que por parecerles el lugar desierto fuera de los muros y que por estar a la orilla del mar era peligroso, se entraron en la ciudad, dejando allí sólo un religioso y fundaron en el lugar que hoy viven, a 2 de mayo de 1609. Está en esta Iglesia el altar de Ntra. Sra. del Socorro y Cofradía de la Correa...». (1)

 

Según Madoz, refiriéndose a la Ciudad de Alicante: «...Antes de la esclaustracion habia seis conventos de frailes, á saber: el de Santo. Domingo, San Agustin, San Francisco, San Juan de Dios, Cármen Calzado, y el de Capuchinos: los del Cármen y San Francisco fueron destinados para cuarteles; el de Capuchinos por Real órden de 1836 para establecimientos de beneficencia; Sto. Domingo sirve de habitacion á varias familias: el de San Agustin fue demolido, y en su área se formó una plaza; y el de San Juan de Dios tambien fue derruido, y se trató de levantar en su arco un teatro por cuenta de la beneficencia pública...». (2)

 

«...Unos caballeros templarios que allá en el siglo XIII habitaron la mezquita que los árabes tuvieron en las cercanías del actual templo de San Nicolás, poseian como casa de recreo un edificio situado al E. de Alicante, en el borde de la playa de Santa Ana y sobre el pozo de agua dulce titulado del DRACH, abierto desde tiempos muy remotos casi a la orilla del mar. En una sección de este edificio se estableció una ermita que fue dedicada á San Sebastián[…] expuesta a la veneración de los fieles una pintura de Nuestra Señora que los templarios trajeron de Mallorca, esta imagen excitó de tal modo la devoción pública, que al referido santuario no se le dio ya su primitivo nombre si no el de la santa Virgen de Lluch, como se titulaba aquella […]. El primer Prelado que rigió la Comunidad Agustina, después que en 28 de Junio de 1585 se posesionó esta de aquella casa y ermita, fue Fr. Miguel Salon, sabio religioso, Catedrático de teología en la Universidad de Valencia. Los frailes impusieron al Santuario de Lluch el título del Socorro, nombre con que la Orden invocaba a la Virgen […] Viviendo los frailes en aquella casa y ermita, gestionaron con gran interés para fijar su domicilio en el interior de la Ciudad, lo que verificaron en 1609, ocupando un edificio que se fabricó en un llano que se extendia en las proximidades de la calle de EN LLOP (después Maldonado), sobre el declive inferior del cerro conocido por la ERETA.

 

El nuevo edificio, aunque de reducidas dimensiones, tenia una iglesia con coro y sacristía, y las piezas que estaban destinadas á los usos domésticos de la Comunidad eran pequeñas, pero constaban de varias secciones en las cuales habia cocina, despensa, refectorio, un claustro con cisterna para recoger las aguas de lluvia, y celdas muy regulares que ordinariamente habitaban de 26 á 27 religiosos.

 

Al pasar la Comunidad á esta casa, dicho ermitorio quedó á cargo de un hermano lego; y fomentada la devoción á NTRA. SEÑORA DEL SOCORRO, en 1744 se construyó el bonito retablo que aún existe adornando el altar mayor de aquel santuario.

 

En los primeros años del siglo XIX, la Comunidad Agustina quedó reducida á un cortísimo número de religiosos, debido á los trastornos políticos que sufrió el país con la invasión francesa y á las inquietudes que sucedieron después de la guerra de la Independencia, hubieron de abandonar su Convento, que desde luego quedó suprimido […] el restablecimiento del público sosiego permitió á los poderes devolver á los Agustinos, en Noviembre de 1823, la posesion de su antiguo Convento que habitaron seis ú ocho religiosos hasta 1834, en que se efectuó la definitiva exclaustracion de todas las Comunidades. El lamentable abandono en que quedó el edificio desde la citada última época produjo su consiguiente ruina; y trasladadas á la iglesia Colegial de San Nicolás las imágenes, vasos sagrados y demás ornamentos que contenía, el Ayuntamiento dispuso su demolición. Los escombros estuvieron esparcidos por algunos años en el mismo punto donde los dejó la piqueta demoledora, hasta que en 1848 se limpió aquel sitio, quedando convertido en una plaza de regulares dimensiones, que se tituló de San Agustin, y que por acuerdo del Municipio fue embellecida en 1850 con una fuente de tres caños y cuatro hileras de olmos que forman el perímetro que ocupó el Convento. Agradecida la Municipalidad al interés que por el mejoramiento de las condiciones materiales de Alicante demostró D. Ramon de Campoamor, Gobernador civil que por entonces era de esta provincia, en 1851 impuso á la plaza dicha el apellido de este señor, pero cuatro años después fue sustituido este otro título por el de QUIJANO...». (3)

 

(1) Vicente Bendicho. Crónica de la Muy Ilustre, Noble y Leal Ciudad de Alicante. Alicante, 1640. (Alicante, 1960)

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1845.

(3) Rafael Viravens y Pastor. Crónica de la Muy Ilustre y Siempre Fiel Ciudad de Alicante. Alicante, 1876.

 

 

Actual plaza de Quijano. manolo serrano, 16/02/2019

 

Última actualización: 05/06/2020

 

Imagen Aleatoria

c01763.jpg