Ermita de San Benito Abad

 

«...Ermita urbana sin culto. Antiguamente se alzaba en la huerta a escasa distancia del final de la calle de San Benito que parte de la Plaza del Rollo. (5)

 

Parece ser que la ermita fue construida por Sancho García de Medina. Soler García (3), nos refiere una leyenda sobre este personaje: “...Era hijo de padres jornaleros y se empleaba, siendo niño, en recoger basuras por las calles. Se cuenta que, un día de mucho frío, pasó por la población el Arzobispo de Valencia y que el muchacho se encaramó al estribo de su carroza. Al ver sus carnes a la intemperie el Arzobispo le preguntó si no tenía frío. El chicuelo le respondió con otra pregunta:, -¿tiene usted frío en la cara?-, y al decirle el Arzobispo que en la cara no se tenía frío, dijo que chiquillo que todo su cuerpo era cara. El Arzobispo le invitó a subir a su coche, trabó conversación con él y tan despierto le pareció que lo llevó consigo. Se añade en el relato que el Arzobispo resultó ser luego el Papa Alejandro VI, quien al morir legó a su protegido veinte millones de reales que éste invirtió en la edificación de la iglesia de Santiagoen la de la ermita de San Benito y en la compra de varios bancales en la huerta de la ciudad, que fueron adjudicados después al clero villenense y confiscados más tarde por el Estado para el cobro de crecidos débitos en concepto de impuestos...”.

 

Se la nombra en un documento de 1575 (1) “...Las ermitas son: Nuestra Señora de las Virtudes, San Juan, San Benito, San Bernabé, San Sebastián, San Cristóbal y San Antón..., lo que quiere decir que para dicho año ya estaba construida. Soler García (2), puntualiza que después de la Ermita del Castillo, las más antiguas eran la de San Benito y la de San Sebastián, cifrándolas en el siglo XV.

 

Existe un documento (4), del siglo XVIII, del 29 de diciembre de 1769, solicitando al Visitador del Obispado de Cartagena, que la campana de San Benito fuera trasladada a la Capilla de la Congregación de San Felipe Neri y viceversa. Todo lo cual fue concedido por dicho Visitador General D. Joseph de Roblés.

 

Durante la Desamortización de Mendizábal, la ermita dejó de prestar culto y fue dedicada a otros menesteres; el último de ellos de Matadero Municipal hasta el último tercio del siglo pasado. Ello, no obstante, la salvaguardó de ser destruida persistiendo el edificio hasta 1999, en que se reformó y dedicó a cuartel de la Policía Municipal...». (5)

 

«...En 1756, los bienes, rentas y alhajas de la Ermita de San Benito Abad, pasaron en administración y usufructo a la Congregación de San Felipe Neri, según donación hecha por el Obispo de Cartagena…».(6)

 

(1) Relaciones topográficas de los pueblos de España mandadas hacer por Felipe II en 1575. Escogido por Juan Ortega Rubio. Madrid, 1918.

(2) José María Soler García. La Relación de Villena de 1575. Alicante, 1974.

(3) José María Soler García. Historia de Villena. Villena, 1981-1990.

(4) Archivo Parroquial de Santa María.

(5) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

(6) Escritura de donazión hecha por el Obispo de Cartaxena de los bienes, rentas y alaxas de la hermita de San Benito Abad de esta ciudad a favor de la Congregazión de San Phelipe Neri de la misma. Villena, 1756. (Archivo histórico provincial de Alicante).

 

Imagen extraída del blog: Villena cuéntame

 

Imagen extraída de la obra, Las ermitas de la provincia de Alicante

 

manolo serrano, 27/04/2009

 

manolo serrano, 27/04/2009

 

manolo serrano, 27/04/2009

 

manolo serrano, 27/04/2009

 

Última actualización: 01/07/2022