Monasterio de Nuestra Señora de Monserrat

 

Mal llamado “Monasterio de Nuestra Señora de Monserrat”, ya que no existió monasterio o convento alguno en este lugar, como ya veremos más adelante, se sigue adjudicando esta denominación al gran edificio situado en la zona norte del núcleo urbano de Onil, casi al final de la calle de Monserrate.

 

En un principio, existió una ermita titulada, Ermita de Nuestra Señora de Monserrat, que estaba situada en la parte más alta de la población en los comienzos del siglo XVI. Tal vez fuera, la primitiva parroquia de Onil, a que se refiere la Visita Pastoral de 1604, anterior a la construcción de la actual iglesia parroquial, adosada al Palacio de Dos Aguas, y realizada por Pere Cambra en 1614.

 

María de Molina, viuda de Fenellós, Señor que fué de Benellup (sic), reconstruyó la ermita con la intención de fundar en el lugar que ocupaba esta antigua ermita, una fundación monasterial destinada a un convento de monjas. El Arzobispado de Valencia no autorizó tal empresa, aún a sabiendas de que se habían emprendido las obras.

 

Levantado el edificio, sobre elementos correspondientes a la antigua ermita de Nuestra Señora de Monserrat, esta edificación, muy deteriorada y degradada por el abandono y el cuidado responsable, afortunadamente ha llegado a nuestros días.

 

Se localiza, en la zona alta de la población, como ya se ha dicho, y los inicios de su construcción datan de los primeros años del siglo XVI, a iniciativa de la antedicha, María de Molina.

 

Se trata de una sobria construcción que se asentó sobre la primitiva ermita. Son escasos los datos que se tienen sobre la historia del edificio, situado en la falda de la llamada Montaña Real (de la Sierra de Onil) con terreno abancalado y plantado de almendros; junto al edificio discurrían dos barrancos, el del Salvador y el desaguadero del Barranco de Monserrat.

 

Los accesos al edificio se efectuaban por una calle que pasa por delante de lo que era la Almazara de la señoría. En el lado derecho de esta calle, señalado con acceso dintelado, enmarcado por sillares, se encuentra la primitiva entrada a la Ermita de Nuestra Señora de Monserrat.

 

«El inmueble se configura como un potente volumen cúbico que ocupa casi una manzana en la trama antigua de la parte más alta de Onil. La última planta formada por una galería continua de arcadas ciegas, logra insinuar la unidad perdida por la fragmentación interior de la propiedad. El edificio divido en viviendas y locales, es la fiel imagen del estado del patrimonio arquitectónico tal y como llegó al siglo XIX: inmuebles desfigurados, alterados, abandonados, reocupados, pero todavía con restos de su antiguo esplendor.» (*)

 

(*) Guía de arquitectura de la provincia de Alicante.

 

 

Manolo Serrano, 18/05/2009

 

Manolo Serrano, 18/05/2009

 

   

Manolo Serrano, 18/05/2009                                                                         Manolo Serrano, 18/05/2009

 

Manolo Serrano, 28/12/2015

 

Manolo Serrano, 28/12/2015

 

Manolo Serrano, 28/12/2015

 

Manolo Serrano, 28/12/2015

 

Manolo Serrano, 28/12/2015

 

Manolo Serrano, 28/12/2015

 

Manolo Serrano, 28/12/2015

 

Manolo Serrano, 28/12/2015

 

Última actualización: 29/05/2017

 

Imagen Aleatoria

c09792m.jpg