Ermita de San Diego

 

«...Tal vez no fueran muchas las villas que en el año de 1600 tuviesen ya Hospital. Pero lo cierto es que la entonces villa de Novelda, con sus 500 casas y alrededor de 2.000 habitantes por aquellas fechas disponía de uno.

 

En la visita que hace a esta Villa el Obispo don Joseph Esteve el dieciocho de noviembre de 1602 se refiere al Hospital del Señor San Diego haciendo constar que no hay Mayordomo ni tampoco Hospitalera, y ordena se nombren; por ello podemos colegir que tal vez sea reciente su constitución y a no dudar que habilitando alguna casa de la Villa para ello.

 

Años después, se construyó la ermita de San Diego, adjunta al mismo. En el Libro de Visitas Pastorales de la Parroquial consta que fue visitada por primera vez en 26 de julio de 1679 por el Canónigo Visitador General don Anthonio Damián Mira. Según Montesinos, fue erigida en 1703, con licencia del Obispo Dr. Joseph de la Torre y Orumbella, por unos devotos del Santo. Tal vez la confusión nazca de que fue en el año 1703 cuando se autorizó oficialmente, tras los consiguientes trámites.

 

Fue posiblemente más Ermita que Oratorio auxiliar de aquel primitivo Hospital, como se deduce del gran número de visitas que hacen a la misma los Visitadores y Obispos en sus estancias en ésta y el que subsistiera a la demolición de aquel dicho Hospital, pues que en el año de 1795, aún es visitada por el citado historiador Montesinos.

 

Estaría situada entre las actuales calles de San Diego y Jorge Juan, al estar de alguna forma vinculada al Hospital de San Diego,

 

Por Montesinos (2), sabemos que sus dimensiones eran medianas, por lo que deducimos que tendría una sola nave con un pequeño altar de corte clásico, donde iba colocado el lienzo de San Diego, con escasa o nula decoración interior a tenor de la relación hecha en la visita del obispo Joseph Flores en 1732: “una imagen de bulto redondo de madera de San Diego, un Santo Cristo y dos pequeños cuadros devocionales”.

 

En el año de 1779, por orden superior del Consejo de la Villa, se ordena la demolición de este Hospital —no de la ermita—, y ello por haberse construido extramuros por la “Administración del Señor San Diego del Hospital”, uno nuevo que también tenía Oratorio...». (1)

 

«...El traslado del hospital de San Diego en 1779, extramuros de la villa junto a la ermita de San Roque, sería una de las causas por las que la ermita de San Diego empezaría a ser poco visitada y con ello poco cuidada, ya que a no dudar haría las funciones de oratorio para el hospital, por lo que sin culto desaparecería en los primeros años del siglo XIX...». (3)

 

(1) Vicente Sala Cañellas. Crónicas de la Villa de Novelda, 1977.

(2) Joseph Montesinos Pérez Martínez de Orumbella. Descripción Histórico Política y Geográfica del Ilustre Obispado de Orihuela. 1794-1798.

(3) Concepción Navarro Poveda. Las ermitas, arquitectura y religiosidad popular.

 

Última actualización: 17/11/2022