Convento y Santuario de Nuestra Señora de Orito (Orito)

 

El Convento y Santuario de Nuestra Señora de Orito está ubicado en la pedanía de Orito y tiene su origen en una ermita construida hacia el año 1532 en honor a la Natividad de Nuestra Señora, bajo la protección de los condes de la Granja.

 

«Las primeras noticias que se tienen de este santuario, proceden de Bendicho (1): “El principio y fundación de esta Casa fue en el año 1532, a 3 días de mes de marzo, salio la Universidad de Monforte en procesión, por necesidad de agua del cielo... hacia esta fuentecilla o fuente Santa, que está al lado de aqueste Convento a la parte de Levante, observando la antigua costumbre de bañar las cruces o imágenes en fuentes o ríos... para impetrar de Dios el beneficio de la lluvia. Entonces fue cuando se propusieron edificar en este sitio un oratorio a la Virgen, cuya advocación se confió a la suerte, colocando en un vaso varias cedulillas, entre las cuales sacó un niño la que contenía la de la Natividad de la Virgen, festividad que se celebra el 8 de septiembre. Edificose luego una ermita, que se puso al cuidado de un ermitaño. El terceros de éstos, Fray Jorge Martínez, de la Orden de la Merced, fue el que en 1555 halló envuelta en los corporales la imagen de la Virgen, que es la santa imagen, pequeñita, labrada en un pedazo de marfil, menos que el dedo pulgar, pero muy hermosa y bien acabada; esta con el niño en los brazos, sentada en silla de respaldar. ...Los Frailes Franciscanos Descalzos se hicieron cargo de esta casa en 1561. Ilustra también a este convento de Ntra. Sra. de Orito, el haber tomado en él el hábito de los Descalzos del Seráfico Francisco, el Santo Fray Pascual Bailón. Que fue natural de la villa de Torrehermosa, Obispado de Siguenza, y murió en Villarreal el 17 de mayo de 1592.

 

La primitiva ermita, pudo ser del tipo de ermita de reconquista con el añadido posterior del porche, con arco de medio punto, y la sacristía. En el año 1607, tras una reforma profunda, bendijo la nueva iglesia fray Andrés de Balaguer, fraile dominico y obispo de Orihuela, estando presentes fray Juan Escorcia, guardián del convento, Miguel Pascual, albañil, maestro de la obra y Dionisio Miralles y Juan Picón vecinos de Monforte.

 

En esta reforma, probablemente, se cerro el pórtico añadiéndolo como atrio a la nave, se aumentó la altura de la iglesia, levantando sobre dicho pórtico el coro alto, adelantando la fachada, y se añadieron en el lado izquierdo altos contrafuertes realizados para asegurar la nueva altura de la obra; estos contrafuertes se hicieron interiores en la parte baja, abriéndose capillas entre ellos. Con todo ello la iglesia se acercó al modelo del arzobispo Aliaga.

 

Hoy se trata de un edificio, con el costado derecho adosado al convento, y tres partes bien diferenciadas: atrio, nave, sacristía y otras partes accesorias. La iglesia, que tiene ante si una amplia explanada poblada de pinos, presenta una fachada con la parte inferior de sillares y vano en arco de medio punto cuyo centro se sitúa en la línea que arrancan las dovelas. Un muro cierra este arco y en él se abre la puerta dintelada. A la derecha un azulejo con el rótulo “Iglesia de Ntra. Sra. de Orito”; encima del arco un panel de piedra labrada representa una custodia adorada por ángeles y en el lugar de la forma una imagen de la Virgen de Orito.

 

Continua la fachada hacia arriba con una zona de mampostería sin cubrir en la que se abre la ventana rectangular que da luz al coro y a la nave, y termina con otra zona de sillares que finaliza con una imposta mixtilínea. Completan la fachada, a cada lado, dos zonas rectangulares con tímpanos triangulares, en los que en el de la derecha labrado en piedra el escudo de la Venerable Orden Tercera y en el de la izquierda un sombrero y báculo de pastor aluden a San Pascual.

 

La planta es rectangular, tres pares de pilastras adosadas dividen la nave en cinco tramos. A los pies se abren tres vanos al atrio, antiguo porche, sobre el que se instala el coro. Los tres tramos siguientes forman propiamente la nave. Tiene tres pares de capillas, con arcos de medio punto sobre impostas, siendo solamente las de la izquierda auténticas capillas comunicadas entre sí por vanos en los contrafuertes. Las pilastras tienen capiteles compuestos sobre los que apoya un entablamento corrido toda la iglesia. Los tramos de la nave se cubren con bóvedas de cañón y vaídas. La segunda capilla tiene retablo e imagen de San Pascual. El revestimiento es de yeso blanco y pilastras, fajones y cornisas de color gris. El presbiterio se eleva un escalón, en el frontal tiene un retablo de dos cuerpos, el inferior acoge el sagrario y el superior el camarín y la imagen de Nuestra Señora de Orito.» (2)

 

Citado por Pascual Madoz: “...un conv. estramuros á la dist. de ¾ de hora de la pobl., que perteneció á la órden de San Francisco de la reforma de San Pedro Alcántara, cuyo edificio no tiene destino alguno, si bien en el templo se celebra misa para los labradores del campo”. (3)

 

«Y á cuatro kilómetros hácia el Este [de Monforte] existe el celebrado Monasterio de Orito, cuya fundación se debe á una ermita que en 1532 se erigió en memoria de la Natividad de la Virgen. Este Santuario se confió al cuidado de unos ermitaños […] El año 1559 acordó el Sr. D. Esteban de Almeida, Prelado de Cartagena, entregar este eremitorio á una Comunidad de la Orden de San Francisco de la reforma de San Pedro de Alcántara; y en 1561, bendecido el Santuario por el señor D. Marcos Soriano, Obispo de Arcadia, instaláronse en él aquellos religiosos que fueron muy atendidos por Alicante, socorriéndoles la Ciudad con cuantiosas limosnas [...] El dia 3 de abril de 1596, no pudiendo la ermita á que nos referimos hospedar á los veinte y cuatro frailes que en ella habian de establecerse, se asentó la primera piedra de otro edificio que reuniese las debidas comodidades […] El edificio que se construyó y que se conserva en nuestros dias, es muy despejado: la iglesia no es grande, pero está bellamente adornada con algunas pinturas al óleo, venerándose la diminuta imagen de Nuestra Señora de Orito en un relicario de plata que se guarda en un precioso camarin». (4)

 

(1) Vicente Bendicho. Crónica de la Muy Ilustre, Noble y Leal Ciudad de Alicante. Alicante, 1640.

(2) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante.

(3) Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar.

(4) Rafael Viravens y Pastor. Crónica de la muy ilustre y siempre fiel ciudad de Alicante. Alicante, 1876.

 

 

Manolo Serrano, 25/03/2009

 

Manolo Serrano, 25/03/2009

 

Manolo Serrano, 25/03/2009

 

Manolo Serrano, 25/03/2009

 

Manolo Serrano, 25/03/2009

 

Manolo Serrano, 15/03/2013

 

Manolo Serrano, 15/03/2013

 

Manolo Serrano, 15/03/2013

 

Manolo Serrano, 15/03/2013

 

Manolo Serrano, 15/03/2013

 

Última actualización: 21/07/2015

 

Imagen Aleatoria

a04634-m.jpg