Ermita de Finca Torresella (El Rebolledo-La Coronela)

 

«...Entre los inmuebles históricos con los que cuenta El Rebolledo destaca la Finca Torresella, también conocida como Finca La Coronela, que se halla en el margen derecho de la autovía en dirección a Madrid y ocupa una amplia extensión de terreno horadado en parte por una rambla, la del Barranco del Infierno, visible a distancia por la alta vegetación y el cañaveral que bordea sus márgenes. Entre frondosos y altos pinos y un eucalipto gigantesco se encuentra la casa de la Finca Torresella, rodeada de una zona ajardinada en cuyo centro se mantienen los restos de una fuente. La casa tiene varios escudos de armas que hablan del rancio abolengo de quienes han sido sus propietarios a lo largo del tiempo...». (1)

 

Acerca de sus moradores, Tari Hernández nos dice: «...Continuando con la insigne familia que nos ocupa y que daría nombre a nuestra pedanía, los Rebolledo poseían además casas de recreo en nuestra partida, entre ellas El Carmen, cerca del barranco, y La Coronela, la afamada finca emplazada entre el barranco y la autovía. La Coronela, tras estar regida por el general O'Donnell, pasó a pertenecer a Don Carlos Coig, otra excelsa familia que poseyó la residencia entre la década de 1870 hasta la adquisición de los predecesores de los actuales dueños, los marqueses de Jaureguizar. La Coronela estaba provista de una ermita que atesoraba a nuestra primigenia Virgen a la que rendimos tributo en las Fiestas Patronales, Nuestra Señora la Virgen del Carmen.

 

Los señores de Coig desempeñaron un papel muy importante en la aparición de las Fiestas Patronales de El Rebolledo, ya que ellos eran los propietarios de la Imagen a la que se veneraba. Hay información que acredita que la Virgen del Carmen de El Rebolledo pertenecía a esta familia, que además contaba con ermita propia, como se ha dicho anteriormente. También existen alegatos que confirman que El Rebolledo, en 1871, disponía de un ermitorio para el culto de Nuestra Señora la Virgen del Carmen, dependiente de la concatedral de San Nicolás. Estas circunstancias constatan que, originariamente, la única ermita de Rebolledo se encontraba en la casa de los Señores de Coig, hasta la construcción de la definitiva ermita...». (2)

 

Con respecto a la capilla, ermita o eremitorio y de sus actividades, tiene gran importancia la noticia que Sergio Gez nos proporciona: «...Este imponente caserón y sus alrededores merecen que se les dediquen unas líneas para describir su interior y algunos acontecimientos acaecidos a comienzos de siglo XX: En esos años los propietarios eran D. Carlos Coig O'Donnell Mace y su esposa Dña. Encarnación Hoyos Escobar.

 

En su interior se celebraba la función religiosa nocturna de la Fiesta de las Espigas para que Dios bendiga los campos y sus frutos simbolizados por las espigas de donde procede el pan, base del sustento material del hombre, y otros actos vinculados con la religiosidad como por ejemplo, la toma de la primera comunión de los niños del Rebolledo, donde acudían personas de las partidas colindantes. Ceremonia que se celebraba en la capilla de la finca y donde acto seguido se procesionaba la imagen por los jardines.

 

El Semanario Católico describe la fiesta de San Pedro celebrada el 29 de junio de 1899: “...Galantemente invitados por los Sres. de Coig tuvimos el gusto de asistir el día 29 del pasado junio, festividad de San Pedro, a la preciosa finca que en el partido rural de El Rebolledo poseen dichos señores.

 

En Torresella nombre de la referida finca, disfrutamos grandes ratos contemplando el magnífico golpe de vista de su casa-castillo, construcción almenada en todo su perímetro, con bellos torreones volados de un gusto magestuoso, teniendo por remate una altísima torre donde campa enhiesta la heráldica bandera de las casas de los Coig y los Hoyos; y desde donde se vislumbra todo el inmenso campo de tan vasta posesión.

 

Sus bellísimos jardines, sus seculares pinares, sus fuentes que alimentan los grandes caudales de agua con que Torresella se riega, forman un conjunto encantador que justamente había de llamarnos la atención en un campo donde se destaca Torresella como oasis en el desierto.

 

Los señores de Coig que a su amabilidad y títulos prestigiosos unen el no menos honroso de la piedad religiosa, celebraron el día de San Pedro con una misa cantada en su bello oratorio particular, la preciosa perla de Torresella como nosotros la llamamos, donde colocada en su camarín está su patrona la venerada Virgen de Tómalo...”.

 

La Voz de Alicante narra la celebración de 1905 del siguiente modo: “...Entre las seis y las siete de la tarde del sábado, marcharon en varios coches a Torresella los Adoradores de esta ciudad en número de ochenta... La llegada a la finca fué de mágica sorpresa. Su alameda y jardines lucían multitud de banderolas, escudos y gallardetes combinados con el mejor gusto. En una de sus entradas por donde había de pasar la procesión se levantó un precioso arco formado de espigas y rosas de diferentes colores... A las diez en punto marcharon todos los Adoradores en correcta procesión a la Capilla, entonando el Sacris Solemnis... El Tedeum y el Benedictum cantado solemnísimamente por todos los Adoradores, fueron de efecto indescriptible. A las doce se rezó el Trisagio, cantándolo la Capilla de la Adoración... Terminada la misa se organizó la procesión que recorrió gran parte de la finca y de los jardines; dándose la bendición a los campo en tres distintos puntos, en uno de los cuales, ante una gruta preciosa en que se dá culto a la Virgen de Lourdes, se canto otro motete... En el solemnísimo momento de la bendición final cantó un sentido y delicado O Santuris hostia, la señorita Beatriz de Coig, hermana de D. Carlos, acompañándole éste a flauta y á armonium el Sr. Quilis frente a la Virgen del Rosario, patrona y titular de la Capilla, cuya imagen se venera en lugar preferente.

 

Amplía el conocimiento y devenir de la finca La Coronela la reseña que D. Juan Coig nos remite, en la que hace referencia a ciertas particularidades hereditarias: “...La Finca La Coronela la heredaron los hermanos Carlos y Juan Coig O'Donnell de su abuela María Natividad Macé Ladrón de Guevara y no del tío de ambos el General O'Donnell. Conozco el testamento de éste último.

 

La esposa de Carlos Coig O'Donnell Macé Joris fue María Monserrate Rebagliato Sorzano. Encarnación Hoyos Escolar lo fue de su hijo Carlos Coig Rebagliato, después Carlos Coig-O'Donnell Rebagliato...». (3)

 

(1) Tomás Ramírez. Diario La Verdad, edición Alicante, 22/10/2014

(2) Noelia Tari Hernández. Historia del Rebolledo

(3) Sergio Gez. Rutas y vericuetos.

 

 

manolo serrano, 14/01/2016

 

Ayuntamiento de Alicante. Catálogo de Bienes y Espacios protegidos

 

Ayuntamiento de Alicante. Catálogo de Bienes y Espacios protegidos

 

Ayuntamiento de Alicante. Catálogo de Bienes y Espacios protegidos

 

Última actualización: 04/06/2020

 

Imagen Aleatoria

c08823m.jpg