Ermita de María Auxiliadora (Casas de Sala)

 

«...Conocida también como Ermita de les Deses, está situada en la antigua partida rural de Las Dehesas, hoy Casas de Sala, fue construida en la primera década del siglo XX. La finca donde se edificó la ermita fue adquirida en 1908 por el presbítero don Cayetano Berasaluce Sóller a Clara Alenda Torregrosa.

 

Tras una larga estancia por tierras del Brasil, don Cayetano regresa definitivamente a Novelda, adquiriendo unas tahúllas de tierra de labor en las que se construye una casa y separada de ella unos cuantos metros, una pequeña ermita que bendice bajo la advocación de María Auxiliadora. Creemos que tal advocación era debida a su vinculación a la orden de los Padres Salesianos.

 

En 1923 don Cayetano vende a don Florentino Sala la casa y parte de la tierra de labranza, quedándose él como propietario de la ermita y de un trozo de tierra, es entonces cuando se construye adosado al edificio religioso un pequeño habitáculo con chimenea baja y un dormitorio por el que tenía acceso a la ermita.

 

La obra es de mampostería y argamasa de yeso. Su planta es de una sola nave con cubierta a un agua. La fachada principal es lisa con alero voladizo que sustenta el remate escalonado con el vano de la espadaña. Bajo la espadaña una hornacina moldurada, de forma rectangular, albergaba un panel cerámico con la imagen de María Auxiliadora, conservándose aún las huellas dejadas al ser arrancados o rotos los azulejos. Sobre la puerta dintelada se apoya un arco de medio punto enrejado que da iluminación a la nave.

 

La cubierta interior es plana con moldura corrida y rosetón central. Su decoración muy sencilla, tiene un altar central con hornacina enmarcada por una moldura floral y dos pilastras de fuste acanalado y capitel corintio que sostiene un friso con metopas en sus extremos y sobre él una cornisa con motivos florales y geométricos.

 

En las paredes laterales cuatro pilastras con capitel corintio sustentan una pequeña cornisa corrida. Las paredes aún conservan restos de policromía.

 

La zona del altar tiene el suelo de madera y queda un poco sobre-elevada del resto de la nave, quedando separado también de ella por una verja de hierro de un metro de altura.

 

A juzgar por los restos de policromía y su fina y delicada ornamentación, sería en su tiempo una pequeña pero aseada y delicada ermita.

 

En época de don Cayetano se hacía misa todos los días, asistiendo a ella tanto vecinos de las partidas rurales como de la propia población.

 

Tras la muerte de don Cayetano sus herederos continuaron manteniendo el arreglo de la ermita junto con unos pocos vecinos, pero el paso del tiempo iba dejando su huella en la pequeña ermita, quedando en la década de 1950 abandonada, siendo trasladada la imagen de María Auxiliadora a la capilla del Oratorio Festivo.

 

Poco tiempo después, un grupo de vecinos se hizo cargo desinteresadamente de la restauración de la ermita volviendo el culto a ella hasta los años setenta. La imagen de María Auxiliadora volvió definitivamente al Oratorio Festivo, con lo que la ermita fue abandonándose y quedando en completa ruina...». (1)

 

(1) Concepción Navarro Poveda. Las ermitas, arquitectura y religiosidad popular.

 

Concepción Navarro Poveda, s/f

 

manolo serrano, 29/07/2011

 

manolo serrano, 29/07/2011

 

manolo serrano, 29/07/2011

 

manolo serrano, 29/07/2011

 

Última actualización: 09/05/2022