Santuario de Nuestra Señora de Gracia (Tosquera)

 

Citado por Madoz: “… y cuatro ermitas situada la primera al Oeste de la villa distante 1/8 de hora bajo la advocacion de Sta. Lucia, la segunda (Ntra. Sra. del Rosario) á igual distancia al Sur; la tercera (Los Santos de la Piedra); al Norte, y la cuarta (Ntra. Sra. de Gracia) al Este, y á ¼ distante como la anterior, en la cual hay consecutivamente un clérigo dotado de los fondos que producen las rentas de una capellania...”. (1)

 

«...Santuario situado en la partida de la Tosquera, dista cosa de 1 km. de la población; se accede desde la fuente del Plátano, por el gran árbol que le da sombra, por un camino salpicado por los casalicios de un vía crucis que acaba en la ermita.

 

La referencia a este eremitorio que hace el Libro de Visita Parroquial de 1566, nos da a conocer que Biar rinde culto a Nuestra Señora de Gracia, cuando menos, desde el siglo XVI. Una tradición afirma que llegaron unos peregrinos a Biar, pidieron pan y agua y un tronco de madera y una habitación; pasados unos días y como los peregrinos no daban señales de vida abrieron la habitación y encontraron una imagen con la inscripción Virgen de Gracia. (2)

 

La imagen fue destruida en 1936, siendo la actual del escultor valenciano Pío Mollar, se bendijo en 1940 y fue coronada canónicamente en 1994 por don Francisco Álvarez Martínez, Obispo de Orihuela-Alicante.

 

Al principio había un primer eremitorio mucho más pequeño que el actual, según refiere Ribera y Sanjuán al respecto: “...Era una ermita pequeña, de una sola nave, con un altar en el centro sostenido por cuatro columnas de talla y abierto a los cuatro lados para que con mayor facilidad pudiera verse a la Virgen...”. (3)

 

Según Maestre Castelló (4), en el año 1669 se encarga un plano al maestro de arquitectura de Xàtiva, Juan Blas Aparicio, que se encontraba en Biar construyendo el campanario de la iglesia; para 1705 se encargaron las obras a José Marco y Gaspar Bellod, edificándose el actual cuerpo de la iglesia, pero las obras no se concluyeron hasta 1770, según aparece grabado en la portada. En 1839, se emprendieron nuevas reformas, alargándose la nave, construyéndose la cúpula y se decoró el templo con pinturas al fresco, de las cuales todavía se pueden ver las realizadas en las pechinas de la cúpula. Sin embargo, la reforma más importante se realizó en 1877, gracias a la testamentaría de don Gaspar Richart, en la que se hicieron las naves del crucero, se amplió la portada con los cuerpos laterales y se culminó el central, según el proyecto del artista biarense José Azorí y el escultor Salvador Molina, se hizo el Altar Mayor y se decoró todo el templo con estuco y pan de oro y colocó el bello pavimento que aún podemos admirar. Las obras terminaron en 1881. Para 1915, por la testamentaría de las tres hermanas Margarita, María Gracia y Cristina Candela Crespo se realizó el camarín, que se terminó y bendijo el 11 de julio de 1918.

 

El santuario ofrece una magnífica vista del valle y la población coronada por el castillo. El edificio comprende iglesia, vivienda del ermitaño y una hospedería. La obra es de mampostería, con las salvedades que se dirán, cubierta sobre bóveda, con tejado a dos aguas y terminado con teja curva, así como la cúpula del crucero y de las capillas, en las que la teja es vidriada. La fachada, orientada a poniente, realizada con sillares, se compone de tres cuerpos, delimitados por pilastras con capiteles corintios. El cuerpo central corresponde a la nave; tiene portada franqueada por pilastras, entablamento y tímpano de medio punto partido sobre el que apoya una hornacina que repite el mismo orden y tiene nicho avenerado que aloja una imagen de la Virgen. Encontramos tres fechas, sin duda claves en la historia del templo: en la puerta claveteada, junto a los escudos de Biar y el de Aragón, barrado en rombo, Año 1764; sobre el dintel, en el estrecho friso, Año 1770 y en la base de la imagen 1884. finaliza este cuerpo central con un perfil mixtilínea de amplia cornisa con jarrones en los extremos, sobre el que apoya la espadaña que repite nuevamente el mismo orden y en el clave de su hueco figura otra fecha: Año 1940. Los cuerpos laterales corresponden al ancho de las capillas, tiene un remate mixtilínea y pináculos arrosariados; cada uno de estos dos cuerpos, en una hornacina con adorno de filigrana barroca, acoge a uno de los Santos Abdón y Senén.

 

La planta se adapta al modelo jesuita en cruz latina y capillas entre los contrafuertes. Mide 20 metros de largo por 16 de ancho. En la nave tres pares de pilares cruciformes con capiteles corintios, entablamento y cornisa apoyan los arcos fajones que sostienen la bóveda de cañón con nervaduras en cuyos claves se representan: el Sol, el escudo de Biar y el escudo de Aragón. Las capillas se cubren con cúpulas de media naranja con linterna; el acceso desde la nave se realiza bajo arcos formeros de medio punto apoyados en impostas y cuyas enjutas están decoradas con pinturas en relación a los Misterios de María; la apertura de los contrafuertes facilita la deambulación; todas las capillas tienen retablos neoclásicos. El crucero se cubre con cúpula de media naranja sobre pechinas decoradas al fresco con prefiguraciones de María en el Antiguo Testamento: Esther, Judit, Jael y Ruth. Las cabeceras de los brazos del transepto tienen sendos retablos y, en lo alto, ventanas con vidrieras. El presbiterio, elevado tres escalones, es rectangular y se delimita por una barandilla de hierro; techado con bóveda de cañón con nervaduras y clave; en el triángulo posterior se representa la Coronación de la Virgen. El retablo tiene cuatro columnas, procedentes del baldaquino que cobijaba la imagen de la Virgen en la antigua ermita y un remate en forma de venera que enmarcan el hueco del camerino que contiene a la Virgen de Gracia. El santuario está bien restaurado y cuidado; a tal efecto tiene ermitaño y de todo se ocupa una Mayordomía y Junta de la Virgen...». (5)

 

(1) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1846. Tomo IV. Pág. 209.

(2) Andrés de Sales Ferri Chulio. Imaginería patronal destruida en la Comunidad Valenciana en 1936. Sueca, 1999.

(3) Tomás Ribera Sanjuan. Relación Histórica de la Villa de Biar. Biar, 1951.

(4) Miguel Maestre Castelló. El Santuario: antecedentes históricos. Revista Moros y Cristianos. Biar.

(5) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

Última actualización: 17/03/2022