Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora

 

«...Tiene Alcalalí sus orígenes en una Alquería musulmana, situada en el Valle de Pop, al-Kala-li, que posiblemente signifique el Castillo pequeño. Conquistada alrededor del 1248 por Jaime I, la reservó para la Corona o quizás, también, que la diera a la princesa Berenguela Alfonso de Molina en 1268. Lo que sí es seguro, es que en 1300 Jaime II vendió todo el Valle de Pop a Bernat Sarrià. Después Alcalalí pasaría de nuevo a la Corona, más tarde a los Cardona, a los Castellví, y finalmente a los Roís de Liori.

 

Alrededor de 1534, cuando se crearon las nuevas parroquias para los moriscos, la mezquita de Alcalalí se convertiría en una primera ermita cristiana, anexo de la nueva parroquia de Jalón. Sabemos que el rector de Jalón iba a decir misa los domingos y días festivos.

 

Al 1576 la distribución parroquial del arzobispo Ribera desmembró de Jalón la parroquia de Alcalalí, dándole como anexos la Llosa de Camacho, Mosquera y Benihoia. En total 68 casas de cristianos nuevos. Es en este momento cuando se manda la construcción de un nuevo templo, construcción que no comenzará hasta el 1768, finalizando las obras en 1808. Tenemos, asimismo, constancia de continuación de obras menores y de restauraciones hasta finales del siglo XX.

 

Sin embargo, la primera cristianización del lugar sería más que efímera, porque en el momento de la expulsión de 1609 los moriscos saquearon el templo y lo dejaron en un estado ruinoso. El lugar quedó total o casi totalmente despoblado. De 1610 es la Carta puebla, promulgada por Ximén Roís de Liori, primer barón de Alcalalí. Familias de Altea, Barcelona, Benissa, Bocairent, Calpe, Finestrat, Murla, Mutxamel, Polop y Valencia repoblaron Alcalalí. De 1624 es el primer Quinque libri de la parroquia...». (1)

 

Madoz, hace la siguiente descripción de Alcalalí:«...Lugar con ayuntamiento de la provincia de Alicante, partido judicial y administración de rentas de Dénia, audiencia territorial, capitanía general y diócesis de Valencia: SITUADO á ¼ de legua de la márgen izquierda del río Jalón, sobre la cima de un collado, donde le combaten todos los vientos, y goza de CLIMA bastante saludable, siendo las enfermedades comunes algunas calenturas inflamatorias. Tiene 100 CASAS, de altura y construcción adecuada á los usos de la labranza, distribuidas en varias calles sin empedrar y en una plaza; casa consistorial, y una iglesia parroquial dedicada á la Natividad de Nuestra Señora; de la cual es aneja la del pueblo de la Llosa de Camacho, distante una hora en dirección del Norte: sirve el culto un cura párroco, cuyo destino provee S. M.: contiguo á la iglesia se halla el cementerio en sitio despejado [...] En 1680 se llamaba Alcahalí, y con otro pueblo situado en sus inmediaciones, denominado Mosquera, el cual ha desaparecido, tenian 50 CASAS, y pertenecian a D. Simón Pérez Ruiz de Liori...». (2)

 

Sanchis y Sivera se refiere al lugar como «...Alcahalí o Alcalalí, nombre este último que corresponde, sin duda, al castillejo árabe del que trae su origen, el cual serviría de base a la hermosa torre construida en el siglo XVI por su señor D. Luis Ruiz de Liori. Habitado por cristianos recién convertidos, de sus treinta casas que tenía en tiempo del Beato Juan de Ribera [1532-1611], y una pequeña iglesia, dependiente de la parroquia de Jalón, se formó en 1574 un curato independiente con los anejos Mosquera, Llosa, que se llamó después de Camacho, y Benihoya, con la advocación de la Visitación gloriosísima de la Virgen María, cuyo rector celebraba los días festivos dos misas, una en este pueblo y otra en el primero de los mencionados anejos. En dicha época comenzó a edificarse una iglesia de más capacidad, que subsistió hasta 1790 (3), en que se terminó la reconstrucción de la actual, la que tiene por titular la Natividad de Nuestra Señora...». (4)

 

«...La fachada está compuesta por una puerta principal metálica de dos hojas y un vano en la parte superior. Las jambas y el dintel de la puerta están decorados en relieve y pintados en marrón, mientras el resto de la fachada está pintado en beige, sin ningún tipo de decoración. Sobre la puerta, una pequeña hornacina, destinada a la colocación de alguna escultura religiosa, pero actualmente vacía. La coronación de la misma está culminada con una pequeña cruz de piedra, que remata la cornisa moldurada. A ambos lados de la fachada se sitúan la torre campanario y la casa abadía, fundada en 1944.

 

Los paramentos de la fachada principal están realizados con bloques de piedra angulares, conformando una fachada sencilla y austera, sin demasiada ornamentación. Por otra parte el resto de paramentos laterales dejan vista la mampostería de sus muros. Su cubierta de teja árabe se distribuye entre las dos y las cuatro aguas. La carpintería combina la madera en algunas de sus ventanas y el metal de su puerta principal. Las rejas también son metálicas.

 

En cuanto a la torre campanario se compone de tres partes, la parte más baja está cubierta de revestimiento continuo sin pintar, en la segunda parte se ubica el reloj, que por su colocación se deduce posterior a la construcción de la misma. Además una pequeña reja denota que anteriormente posiblemente hubiera un balcón. Su parte más alta es donde se ubican las campanas. Su decoración en relieve es sencilla, molduras horizontales y cuatro pilastras en cada cara de la torre marcan la zona del campanario. La cornisa se remata con cuatro pequeños pináculos, y una pequeña construcción marcada con apoyos curvados, levantan la veleta metálica que corona las alturas de la torre.

 

Sus paramentos están realizados de mampostería más cuidada que el resto de paramentos de la iglesia, las jambas están realzadas con bloques de piedra, y pequeñas aberturas iluminan el recorrido interior para acceder al campanario.

 

Interiormente la iglesia dispone de una única nave abovedada, con altares a ambos lados de la misma de menor altura que la nave. En la zona más próxima al altar la planta se ensancha, ubicando en sus laterales los altares del Santísimo Cristo de la Salud y de Santa Teresa de Jesús, mientras que el altar mayor está dedicado a la Natividad de Nuestra Señora. En la parte derecha de la nave, próximo al altar de Santa Teresa de Jesús se ubica un pequeño púlpito. Los altares más próximo al acceso están dedicados a San Miguel Arcángel y San Juan Bautista (altares de la izquierda), y San Joaquín y San Antonio Abad (altares de la derecha).

 

La parte posterior de la iglesia de menor volumen que la nave principal queda anexionada a la iglesia, y es en esta zona donde se ubica el trasaltar, un almacén, el parlatorio y un antiguo cementerio en la zona central...». (5)

 

(1) Monumenta archivorum Valentina, V. Valencia, 2004

(2) Pascual Madoz, Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1845.

(3) Esta iglesia podría tratarse de la citada por Madoz bajo la advocación de los Santos Juanes, aunque éste la sitúa en la Llosa de Camacho.

(4) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(5) Ayuntamiento de Alcalalí. Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos. Septiembre 2013.

 

 

    

Manolo Serrano, 05/06/2011                                                                     Manolo Serrano, 05/06/2011

 

Manolo Serrano, 05/06/2011

 

Joanbanjo-Panoramio, 16/12/2012

 

 

Última actualización: 14/05/2020

 

Imagen Aleatoria

c10031m.jpg